Tratar la ansiedad: cuando el corazón se te sale del pecho.

By Sandra García Gata|Octubre 23, 2016|Desarrollo Personal, Reiki|0 comments

Tratar la ansiedad - sandragarciagata.es

Sentirse atrapado por la propia emoción es uno de los síntomas de la ansiedad.

Está volviendo a ocurrir. Notas como el corazón va a toda velocidad, empiezas a sudar, te sientes ligeramente mareado, ya no sabes qué decir porque tu mente se ha bloqueado y tu estómago se convulsiona. Si no te paras a respirar, acabarás vomitando.

La ansiedad y el estrés afecta a la mayoría de las personas de forma puntual durante toda la vida. Algunos grupos sociales, como las mujeres trabajadoras, reportan un porcentaje de 23,7% de depresión y ansiedad (Encuesta Nacional de Salud, 2011). Es un número importante como para no prestarle atención.

A mí me ha pasado. Durante el comienzo de mi vida laboral estable me costaba adaptarme a mi horario prolongado trabajando en otra localidad, lo que aumentaba el tiempo en el transporte y lejos de mi familia. Después, la combinación de la maternidad con el trabajo, lidiando con sentimientos de culpabilidad para con ambas áreas de mi vida. No vamos a pintar esto con florecitas: el agotamiento y la ansiedad eran mis platillos de desayuno.

Quizá sientas ansiedad por muchos motivos: “tengo que ser de esta manera”, “debería haber conseguido esto ya en mi vida”, “no puedo seguir así”, “tengo menos que los demás”, “soy demasiado”, “soy demasiado poco”, “no entiendo porqué no puedo con esto si él/ella puede y yo estoy mejor preparado/a”, “debería estar”, “debería ser”… 

¿Te ves identificado? Menudo peso. Es decir, aparte de los problemas y las preocupaciones “reales”, están los que te inventas.

Cuando hay una distancia entre lo que tú eres y lo que crees que deberías ser. Cuando quieres serlo todo para todos. Cuando te dejas de nutrir en lo básico: respirar, comer, dormir y apoyarte en los demás. Cuando eres egoísta y te sientes culpable por ello. Cuando no eres egoísta y te sientes abandonada porque nadie te devuelve tu “generosidad”.

¿Hay cura para esto? ¿Se puede vivir la ansiedad de una manera no inmovilizadora? Totalmente. La mayoría de las personas con ansiedad funcionan magníficamente, pero su sistema nervioso está sufriendo las consecuencias en silencio. Un grupo menor sufre un tipo de ansiedad que la inmoviliza además físicamente, causando un profundo malestar.

Es hora de reconocer que se puede vivir la vida de otra manera.

Tratar la ansiedad - sandragarciagata.es

Vivir de otro modo es posible.

Las técnicas cognitivo-conductuales se han probado como las más efectivas para reeducar la mente y vivir las emociones de manera consciente, positiva y funcional. Si sufres ansiedad y estrés, de todo corazón te recomiendo que vayas a ver al médico de la mente, a un buen psicólogo. 

Mientras te cuidas de este modo, ayúdate. Buscar terapias complementarias es tomar entre tus manos tu responsabilidad sobre tu propia salud. Esto aumentará tu autoestima, haciéndote sentir lleno de poder y de recursos. Voy a recomendarte dos recursos:

  • La meditación. No voy a cansarme de recomendar meditar a cualquier persona que cruce mi camino. Yo aún estoy aprendiendo, justamente, con mi amiga Slow Lou, que lleva años de experiencia en la práctica y que lanza dos ediciones de su magnífico curso al año. Si no tienes experiencia y quieres hacerlo desde tu hogar con un apoyo cálido, pero firme, te lo recomiendo muy mucho.

Escribiré pronto sobre todo lo que estoy descubriendo sobre mí misma en este proceso de aprendizaje de la meditación, de cómo se han despertado antiguos pensamientos y cómo otros han desaparecido totalmente, y de la ruptura con lo innecesario. 

  • Reiki. Reiki no sólo sirve para relajar el cuerpo. En una sesión, trabajo con símbolos que ayudan a desbloquear los nudos emocionales que puedas tener atascados. Es habitual que llores en una sesión de Reiki, sobre todo en las primeras. La energía sabe dónde tiene que acudir para desembrollar lo que esté liado y la catarsis es una reacción habitual. Después del llanto, del enfado o de la emoción que sea, quedas abrazado y envuelto por el amor incondicional que es Reiki.

Con Sei-he-ki  (uno de los símbolos de Reiki que recibes en el curso de Reiki II), trabajo sobre tu chakra del plexo solar para incidir en el lugar donde se encierra tu poder personal y tu creatividad. Esta técnica es la que he notado más efectiva para desatascar los bloqueos relativos a la ansiedad y la depresión. Si deseas recibir una sesión (en Madrid o a distancia si no vives en la localidad), pídeme cita aquí

Quiero darte esperanza y recordarte que hay recursos en los que puedes ayudarte para superar esta común incomodidad de vivir con ansiedad.

Tú puedes.  No estás solo.

Sandra

Share this Post:

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>
*
*